UPYNOTANUP


Bouchra Ouizguen y la tradición de las Aïtas, las geishas marroquíes.

La lucha contra la exclusión social y la necesidad de hacer visible la cultura femenina marroquí son el origen de Madame Plaza, la pieza que Bouchra Ouizguen traerá a Manifesta 8.

En Madame Plaza, la coreógrafa Bouchra Ouizguen, alumna y colaboradora de Mathilde Monnier, aparece junto a tres artistas de su ciudad natal (Kabboura Aït Ben Hmad, Fatima El Hanna y Naïma Sahmoud) que, durante décadas, se han visto limitadas a exponer sus cuerpos únicamente para un público masculino. Las Aïtas marroquíes cumplían un papel similar al de las geishas japonesas o las cortesanas del período romántico europeo. En la actualidad, las Aïtas son mujeres a quienes se invita a fiestas y a bodas para amenizarlas con cantos y bailes. A comienzos del siglo pasado eran apreciadas por los ricos y los poderosos pero hoy se ven constantemente amenazadas por la vergüenza social, la soledad y el menosprecio, pese a que continúan siendo objeto de fantasía y adulación. El canto y el suave contoneo de caderas de las Aïtas, apenas perceptible pero incisivo, fascinó a Bouchra Ouizguen, que en su día fue bailarina árabe en solitario. La imagen de las mujeres en Marruecos es ambivalente: a las Aïtas o bien se las odia, o bien se las envidia por la posición que ocupan en el seno del mundo masculino de su país.

La coreografía combina y enfrenta elementos de la danza tradicional y contemporánea marroquíes y cuenta con composiciones musicales de  “Ahat” (Youssef El Mejjad) y “Akegarasu” (Shin-Nai) y creaciones del diseñador de vestuario para teatro y cine Nouredine Amir.

El encuentro entre Bouchra y las Aïtas se produjo tras años de investigación que llevaron a la artista al descubrimiento de la gran riqueza artística que, casi a la vuelta de la esquina, encerraban las bailarinas de su tierra. La importancia de estos bailes radica en que en sí mismos expresan la libertad del cuerpo femenino y lo guían a través de la música, en ocasiones, al margen de los dictados de la mente.

El montaje de Ouizguen pretende rendir tributo a estas mujeres, que con sus canciones y bailes, injustamente tachados como vulgares y meramente folcklóricos, han contribuido ha enriquecer la cultura de su país.

Madame Plaza es un proyecto artístico comisariado por el colectivo curatorial tranzit.org, proveniente de Centroeuropa y Europa del este. La representación se podrá ver durante la jornada del 7 de octubre en el Espacio 0 del Centro Párragade Murcia (aforo limitado), dentro de los actos de inauguración de Manifesta 8.


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: